Turismo rural y agroturismo ecológico en España

Razas autóctonas, ganadería tradicional y el papel del agroturismo

agroturismo

El papel de las razas autóctonas y la ganadería tradicional en la gestión de un territorio es una ecuación de frágil equilibrio dados los tiempos que corren, aunque su valor es difícilmente cuantificable. Una raza ganadera autóctona es una especie hecha por y para el territorio donde se asienta. Gestiona, aprovecha y devuelve en perfecta sintonía los recursos de los que se abastece. Una sinfonía orquestada en muchos casos a lo largo de los siglos, que se enfrenta a los patrones modernos de productividad, donde la rentabilidad económica a través de una necesidad básica del ser humano, la de la producción agroalimentaria, es el único guión.

Una raza ganadera autóctona, adaptada al entorno y a sus recursos, favorece y potencia la biodiversidad de ese territorio, creando sinergias productivas entre ecología y economía. No sólo a nivel natural o medioambiental, también a la hora de mantener y salvaguardar la cultura, los usos y las costumbres ancestrales ligadas al pastoreo y al medio rural que le rodea. Todo ello para llegar a un producto que normalmente, tanto en su gestación como en su producción y elaboración, es único. Es la transferencia de todo ese saber hacer y equilibrio en la gestión de un territorio en un producto agroalimentario, símbolo identitario del lugar y de todos sus habitantes.

Todo esto sería impensable sin el papel que desempeña el pastor o el agricultor, ese ser humano en definitiva que, con su sabia batuta, se convierte en la pieza que custodia ese territorio. El encargado de que todo encaje y conviva en perfecto equilibrio con el entorno natural. El paisaje es humanizado, en la medida en que la huella del hombre está ahí. Esto es algo que, de base, no es malo y nada tiene que ver con el desenfreno que hemos experimentado en el último medio siglo, en donde la ecuación productividad/rentabilidad económica ha roto el equilibrio ancestral de muchos lugares.

Al hilo de todo esto, queremos compartir este vídeo en el que Aritz Ganboa, un joven (y esto es importante recalcarlo) pastor nos habla de su explotación de ovejas latxas en Navarra. Una filosofía de trabajo en torno a esta raza ovina autóctona que desemboca en su producto estrella, el queso D.O. Idiazábal. Muy interesante:

Agroturismo y razas autóctonas

Esa lógica, en donde la rentabilidad económica y la productividad priman por encima de todo, ha hecho que muchas razas autóctonas estén en peligro de extinción, cuando no han desaparecido ya directamente. El agroturismo entendido como una diversificación de rentas agrarias, como una puesta en valor de unos recursos ligados a prácticas agroganaderas sostenibles o a razas autóctonas, reforzándolos en su interrelación con el turismo, puede ser una oportunidad de presente, futuro y una ventana hacia un nuevo contexto.

Dentro del proyecto Ceres Ecotur tenemos muchos y buenos ejemplos de agroturismo real en este sentido. La Finca Montefrio (Huelva) es una granja ecológica situado en una dehesa y dedicada a la cría de cerdo ibérico de bellota, todo un referente en su territorio. La Quintana de la Foncalada en Villaviciosa (Asturias) es un caserío tradicional en donde el visitante se encontrará con diferentes explotaciones de razas autóctonas asturianas en peligro de extinción: ponis asturcones, oveyas xaldas o pitas pintas. En el Ecoagroturismo Reitoral de Chandrexa (Parada do Sil, Galicia), los porcos celtas campan a sus anchas y la carne de ternera, de raza autóctona caldelá, procede de una ganadería ecológica local, de Montederramo.

agroturismo

La quesería ecológica del Ecoagroturismo Arqueixal, con su queso cremoso elaborado artesanalmente bajo la D.O. Consello Regulador da Denominación de Orixe do queixo Arzúa-Ulloa, es todo un regalo para los sentidos. Son sólo algunos ejemplos, pero hay muchos más: las ovejas latxas o las gallinas Marraduna  y Beltzas del Agroturismo Mari Cruz en Navarra, las ovellas blancas mallorquinas del Agroturismo Son Lladó en Mallorca, la recuperación de espacios agroganaderos y de la biodiversidad asociada a ellos  desde Tenada del Monte y El Mirador de la Cigüeña (Segovia)… muchos y buenos ejemplos de agroturismo real con Ceres Ecotur.