Turismo rural y agroturismo ecológico en España

Cuentos Agricultura Familiar: “De dónde viene lo que comemos”

cuentos agricultura familiar

agricultura familiar

quella mañana, cuando los niños llegaron a la escuela, vieron que había algo raro sobre sus pupitres. Parecían unas grandes tapas con forma de campana. Todos se miraron extrañados, y muy impacientes y curiosos, preguntaron al profesor:

         – ¡¿Qué es?! ¡¿Qué es?!

Sin esperar una respuesta, corrieron a sus sitios para levantar el misterio, pero el profesor les dijo:

         – No podéis tocar nada hasta que todos estéis sentados y yo lo diga. ¿Vale?

         – ¡Vaaaaale! -se lamentaron todos con un gran suspiro.

Cuando se sentaron en sus sillas, el profesor les dijo:

         – Preparados… Listos… ¡Ya!

Los niños levantaron las tapas, y al hacerlo, un delicioso olor salió de debajo. ¡Era un desayuno! Pero muy extraño… Cada niño tenía una cosa; algunos un vaso de leche o un zumo de naranja; otros, un plato con huevos o con fruta, queso, tostadas, mermelada o verduras.

El profesor les preguntó entonces:

         – ¿Sabéis de donde vienen todas estas cosas?

         – ¡Del supermercado! -gritó uno.

         – ¡De la fábrica de comida! -gritó otro.

Y el profesor replicó:

         – Pues no, pero hoy vais a investigarlo como detectives, siguiendo su rastro. A cada uno de vosotros le ha tocado una cosa, y debe buscar de dónde viene. Hoy vamos a aprender de dónde vienen los alimentos, así que nos vamos de excursión.

         – ¡¡Bieeen!!

Todos lo celebraron gritando y aplaudiendo… Todos menos uno, que empezó a llorar. Sus compañeros se giraron para ver qué le pasaba.

        cuento agricultura familiar – ¿Qué te pasa Luis? -preguntó el profesor.

         – Que yo no tengo nada, mi plato está vacío…

Entonces todos los niños se rieron y se burlaron de él, porque era el más gordito y siempre tenía hambre…

         – ¿Estás seguro, Luis? -preguntó el profesor.

         – ¡Sí! ¡Su plato está súper vacío, vaciísimo! -dijo otro asomándose a ver.

         – Entonces Luis es el más afortunado -replicó el profesor- porque le ha tocado un alimento mágico.

         – ¡¿Cuál?! ¡¿Cuál?! -preguntaron todos extrañados.

         – Un alimento que ni se ve ni se toca, pero está en todas partes, sin el que no podríamos vivir y sin el que no existiría ningún otro alimento, así que es el más importante…

Luis dejó de llorar para sentirse orgulloso de su plato vacío.

         – ¿Pero qué alimento es? -preguntó.

         – ¡Eso aún es una sorpresa, tenéis que adivinarlo! Se encuentra en el lugar en el que nacen todas las cosas, un lugar único de donde vienen el chocolate, el agua o la leche, los huevos o los patatas. ¿Queréis verlo?

         – ¡Síiiiiiiii!

         – Pues poneos el chaquetón y vamos al autobús.

Todos los niños formaron una fila y siguieron al profesor hasta el autobús, que los llevó de viaje mientras cantaban canciones y se enseñaban unos a otros el alimento que les había tocado. Menos Luis, que abría sus manos vacías y susurraba a sus amigos:

         – Mirad… Tengo el alimento invisible… -¡Y les soplaba en la cara!

El profesor se puso de pie y empezó a explicar:

         – Niños, ahora imaginad una ciudad mágica en la que las personas y todas las demás criaturas vivieran juntas, donde nacieran todas las cosas, desde el agua que bebéis a la luna o la energía que hace moverse a las máquinas como este autobús. Una ciudad para gigantes, donde los edificios y calles pasasen a ser altas montañas, grandes campos e inmensos bosques por los que circulan libremente los animales; desde los más pequeños, para los que la hierba es como un bosque, a los más grandes, para los que nosotros somos enanos. Ese lugar existe y estáis a punto de entrar en él. Se llama Naturaleza. ¿Estáis preparados? ¡Pues mirad por la ventana!

cuentos agricultura familiar

De pronto, todo lo que decía el profesor se hizo realidad: el aburrido gris de la ciudad desapareció y las ventanas se llenaron de colores. Los edificios se transformaron en montañas, las farolas en árboles y las calles en caminos y ríos. Los niños estaban admirados y gritaban señalándolo todo.

El profesor volvió a hablar:

         – Vamos a llegar a nuestro destino. La granja. ¿Sabéis qué es una granja? Un hogar para animales. El hogar que los defensores de la naturaleza construyen para los animales. En ella juegan a dos cosas: la agricultura, para recoger los alimentos de la tierra, y la ganadería, para recoger el alimento de los animales. Cada alimento que tenéis os dará la energía del sol, la tierra y el agua que los alimentó a ellos, y tendrá el rico sabor que les transmitió el paisaje en que vivieron y crecieron.

cuento agricultura familiar

El autobús llegó hasta una casa en medio del campo y se paró. Los niños bajaron y miraron alrededor. ¡Todo era tan distinto a la ciudad! Los sonidos, los olores, los colores… Podían correr hasta donde llegaba la vista, por montañas o bosques, porque no había calles, semáforos, ni coches, y se sentían libres. Un niño acompañado de su madre les recibió en la puerta de la casa y les dijo:

         – ¡Bienvenidos a mi granja! Me llamo Juan y voy a presentaros a mis amigos los animales. ¿Quién quiere investigar de dónde viene su alimento?

         – ¡Yo! ¡Yo! -gritaban todos levantando la mano.

Juan llevó a todos los niños por la granja enseñándoles de dónde venían las cosas que comemos.

El primero fue Felipe, que enseñó a Juan su vaso de leche y le preguntó:

- ¿De dónde viene la leche?

La leche venía de una vaca llamada Cecilia, que cuando vio a tantos niños se asustó y salió corriendo. Juan logró calmarla, y al volver con ella, enseñó a los niños que con la hierba que comía en el prado y el agua que bebía del río, Cecilia era capaz de fabricar leche, que tenía el poder de hacer más duros nuestros huesos…

El segundo turno fue para María, que enseñando a Juan los huevos, le preguntó:

- ¿De dónde vienen los huevos?

Los huevos venían de las gallinas, que cantaban en el corral. Juan enseñó a María cómo cada vez que sacaba a una gallina de su nido de paja, aparecía siempre, como por arte de magia, un nuevo huevo, con poder para nuestros músculos.

Luego preguntó Carmen:

- ¿De dónde vienen las zanahorias?

cuentos agricultura familiar- De la tierra- respondió Juan, y los llevó a un huerto lleno de alimentos: tomates, patatas, calabazas… Las zanahorias tienen poder para los ojos. Un conejo saltó en aquel momento llevando en su boca una zanahoria, su alimento favorito… Las lechugas eran un tejado para las hormigas cuando llovía…

- ¿Y la lluvia? ¿Dónde nace la lluvia? Preguntó otro.

- En las nubes o en la montaña.

- ¿En la montaña?

- Sí, la montaña respira agua, y cuando respira mucha, forma ríos… La boca de la montaña se llama manantial.

Los niños subieron hasta la boca de la montaña y vieron su fuente de agua, que al caer, crecía y crecía hasta formar un río que llegaba al mar… Dentro del río vivían también plantas y animales, como las truchas o las ranas.

El último niño que quedaba por preguntar era Luis, que, mostrando a Juan sus manos vacías, le dijo:

- ¡Pero yo aún no sé cuál es mi alimento, porque no se ve!

- ¡Claro! Porque el tuyo es el más importante… ¡El aire!

- ¡¿El aire?!- preguntaron todos extrañados.

- Sí, -dijo el profesor- sin él no podríamos respirar y los alimentos tampoco, así que no habría comida. Probad a no respirar. ¿Cuánto tiempo aguantáis? Nada… ¿Veis?

- ¿Y dónde nace el aire? Le preguntó Luis a Juan -Soy el único que no ha visto dónde nace su alimento.

Y Juan le dijo:

- El aire nace de todo lo verde, en las plantas, los árboles y los bosques; cuando toman el sol, respiran, y lo que respiran es el aire-. Mientras les explicaba, se adentraron por un camino en un bosque lleno de animales, para bajar de la montaña y volver a la granja.

- Los bosques y las plantas son nuestros protectores porque fabrican el aire, y el aire es el rey de los alimentos, así que Luis, como ahora vamos a comer, ¡cuando lleguemos a la granja, puedes comer todo lo que quieras!

Luis saltó de alegría, y aunque sabía que el aire era invisible, desde aquel día lo adivinaba en cada planta y árbol que veía.

FIN

cuento agricultura familiar

©Fundación Ecoagroturismo. Todos los derechos reservados. Serie de cuentos con motivo del Año Internacional de la Agricultura Familiar 2014 editados por la Fundación Ecoagroturismo

Digiprove sealCopyright secured by Digiprove © 2014 Fundación Ecoagroturismo

Comentarios

  • María Dolores Peñafiel

    Son historias que nos ayudan a tomar conciencia
    de la maravillosa naturaleza que nos brinda su riqueza.