Turismo rural y agroturismo ecológico en España

Agricultura a pequeña escala o la re-ruralización de nuestra economía

Ruralidad

El pasado domingo nos llevamos una agradable sorpresa en el programa El Bosque Habitado de Radio 3, del que somos fieles seguidores. El gran Gustavo Duch fue el invitado para hablar de su libro Mucha gente pequeña, una recopilación de historias muy en la línea de lo que representa su autor, todo un referente para nosotros. Parafraseando el célebre proverbio africano, Duch rearticula y adapta su sentido para hablar de que “mucha gente pequeña, en muchos lugares pequeños, cultivarán pequeños huertos, que alimentarán al mundo”.

Nos parece una reflexión en sí misma, muy en la línea del modelo de gestión que tratamos de representar dentro de la red Ceres Ecotur, en donde una actividad turística sostenible sirva para facilitar y favorecer todo ese proceso, ese giro hacia la ruralidad. Durante la entrevista, Gustavo Duch (un reconocido activista en la lucha por la Soberanía Alimentaria de los Pueblos), da algunos datos que no pueden dejar indiferente a nadie. El 60% de los que se consume en el Estado español viene de fuera, mientras que tan sólo el 5% de nuestra población activa tiene una base campesina y pertenece al sector primario. Somos totalmente dependientes alimentariamente hablando y eso dice mucho de la desconexión general en la que hemos estado inmersos en las últimas décadas con respecto a nuestra cultura campesina.

Duch habla de una nueva ruralidad, de la necesidad de volver a una agricultura pequeña escala, en dónde la gente y los pequeños campesinos den identidad a los lugares, a nuestros pueblos y al territorio que ocupamos, dando un sentido real al concepto de comunidad, bajo principios de sostenibilidad ambiental y social. Un fenómeno que, en el actual contexto socioeconómico, está propiciando que mucha gente, jóvenes y no tan jóvenes, vuelvan al campo, en un proceso de repoblación o reruralización de nuestra economía.

¿Cómo fabricar una bomba de semillas? Tome unas 10 partes de tierra y 1 de arcilla, lo mezcla bien y al mojarlo con agua, lo moldea como si hiciera una masa de pan o de pizza. Con la mezcla extendida, le añade semillas de huerta, diversas y autóctonas. Vuelva a amasar, como haciendo pequeñas pelotas de ping pong y déjelas secar al sol. Atención, ¡hay que manejarlas con cuidado! Pueden estallarles en su propio balcón, terraza… o maceta” La guerra esperada – Gustavo Duch

Esta guerra de hortelanos y hortelanas, protagonizada por sus bombas de semillas, es uno de los cuentos que relata Gustavo Duch en su libro y es toda una declaración de principios. Sólo basta ver la recomendación de Eduardo Galeano después de leerlo, para comprender que se trata de una obra imprescindible:

“Desde hace mucho tiempo, leo y disfruto todo lo que Gustavo publica. Tiene el encanto de los libros escritos para niños, pero con una diferencia fundamental: sus palabras no ayudan a dormir, pero sí que ayudan a despertar.” Eduardo Galeano

Mucha gente pequeña

Más información: