Turismo rural y agroturismo ecológico en España

Arte y ruralidad: el valor artístico de lo rural

abubilla_en_muro

¿Qué papel puede jugar el arte en la conciencia medioambiental? ¿En el movimiento eco o en la cultura neorrural? Para una sociedad compulsiva, fotográfica, instantánea y saturada de imágenes, interpretar un paisaje o captar su singularidad requiere al arte como recurso slow. Hace poco vi los cuadros del pintor Manuel Sosa, miembro de la Asociación Española de Artistas de Naturaleza, y me asombraron por su mezcla de realismo y evocación. La naturaleza me pareció más auténtica en ellos que en cualquier foto. Por su artesanía. Una experiencia aunque sea imprecisa puede decir más de un paisaje que su objetividad. Y puede haber más fidelidad a la naturaleza en ese margen de error que en la precisión de mil megapíxeles. Como si la objetividad fuese la cosa menos natural para hablar de naturaleza.

arte y ruralidad

Cada uno de esos cuadros es único porque lleva algo de vida del propio artista: su tiempo y su emoción, que la cámara resume en un clic. Por muchos encuadres, contrastes o retoques que se quiera, una foto “captura” la realidad a través de la luz, pero el cuadro no. Es una ficción, algo nuevo: creado hoja a hoja, pluma a pluma. La escena nace y madura como en la naturaleza. Si en una foto la realidad prima sobre la estética, en el cuadro, como en nuestra imaginación, es el tamiz estético el que da forma al paisaje. En la colección de Sosa pueden verse escenas de nuestro paisaje rural: dehesas, pinares, ríos; o especies de la fauna ibérica: aves, lobos, osos… Sea al óleo o a la acuarela, la naturaleza se muestra desnuda, libre y sin costumbrismo.

arte y ruralidad

Si una cámara fotocopia la realidad, el artista asimila con mimo la luz, recorre las texturas, se zambulle en el agua, pule las piedras o quiebra las ramas. Metaboliza y hace suya la belleza natural. Si una foto invade y secuestra la intimidad de una escena, el cuadro la evoca. Como en toda obra de artesanía, la mano es parte orgánica de la misma naturaleza que pinta, así que hace un autorretrato. El arte se ha alejado durante mucho tiempo de la naturaleza quizá por considerarla costumbrista, pero en plena sobreexposición mediática, ante la expansión de los valores ecológicos, la recuperación de la experiencia y de lo local, el arte puede volver a sumergirnos en la naturaleza como lo que es: una evocación estética de nuestros sentidos.

arte y ruralidad